Se estancó la economía, el rebote se desinfló

Se estancó la economía, el rebote se desinfló

La economía en México, según datos del INEGI, está mal, se estancó los dos últimos trimestres y el rebote económico tras la pandemia se desinfló, resultó insuficiente. Los datos económicos oficiales así lo reconocen.

La economía de México está estancada, revelaron datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). El producto interno bruto del país se contrajo 0.1 por ciento en el cuarto trimestre de 2021, con respecto al trimestre previo, cuando cayó 0.4 por ciento.

La economía mexicana creció 5 por ciento real en 2021, lo cual fue insuficiente para compensar la caída de 8.2 por ciento en 2020 y fue menor a la tasa de 6.3 por ciento que pronosticó el gobierno federal.

Entre analistas económicos hubo diferencias entre llamar recesión técnica en México, al registrar contracciones del PIB durante dos trimestres consecutivos, o alertar que es preocupante que la actividad productiva del país esté estancada.

Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, explicó que afirmar que la economía está en recesión es solamente un hecho mediático, porque tener dos trimestres consecutivos con caída no lo determina, porque falta que se cumplan otros requisitos.

Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis de Monex, estimó que, con el retroceso del PIB del segundo semestre, el tamaño de la economía mexicana mantiene un nivel similar al de hace cinco años; es decir, al que tenía en el tercer trimestre de 2016.

Tres años deplorables

El primer exsecretario de Hacienda de AMLO, Carlos Urzúa, considera que los tres años de este gobierno federal han sido deplorables:

1.- Durante los tres primeros años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la economía sufrió el mayor retroceso registrado en la historia de México desde hace noventa años.

2.- Nunca antes se había tenido en la primera mitad de un sexenio presidencial una contracción económica que todavía no se logra revertir. En efecto, entre 2018 y 2021 la producción cayó, lastimosamente, casi un 4%.

3.- El INEGI liberó el estimado oficial sobre el crecimiento que se tuvo en el año 2021, pues para este año se pronostica un crecimiento entre dos y tres por ciento, por ello, se deberá esperar hasta el 2023 para recuperar el nivel de producción tenido en 2018.

4.- El incremento de la liquidez en la economía y, lo más trágico, dejando a la buena de Dios tanto a las empresas como a los trabajadores. El gobierno simplemente dejó que quebrara parte del sector productivo del país”.

La oferta de AMLO como candidato, presentada en su proyecto de nación, criticaba que entre 1996 y 2016 la economía mexicana había tenido un crecimiento pobre de 2.6 en promedio, y AMLO ofreció que el crecimiento en los primeros años sería del 4 por ciento y al final 6 por ciento y que con ello disminuiría la pobreza.

El sexenio de Enrique Peña Nieto cerró con un crecimiento de 2.2 por ciento, pero la economía empezó a desfallecer al inicio del nuevo gobierno. En 2019 se registró una contracción de 0.1 por ciento, que se profundizó a 8.4 por ciento en 2020, el año de inicio de la pandemia. En 2021 hubo un rebote, de 5 por ciento, pero el saldo sigue siendo negativo. Lo peor es que en los últimos dos trimestres de 2021 tuvimos cifras negativas: -0.4 y -0.1 por ciento.

El nivel que tenía antes de la pandemia, solo lo alcanzaremos en 2023 o 2024.

AMLO criticaba en su propuesta que en el 2016 había en el país 52.2 millones de mexicanos en pobreza; ahora, con AMLO, hay 55.7 millones en pobreza.

La pobreza general estaba en realidad en 52.2 millones en 2016, se redujo a 51.9 millones en 2018, para dispararse a 55.7 millones en 2020, según el Coneval. La pobreza extrema pasó de 8.7 millones en 2018 a 10.8 millones en 2020. La caída económica empezó antes como producto de las medidas que el gobierno ha tomado para inhibir la inversión productiva privada.

Por las cifras oficiales y los análisis de los expertos la crisis se agudizará, porque si no hay crecimiento, no habrá creación de riqueza ni disminución de pobreza. La inversión productiva se ha desplomado y podría hacerlo más si se aprueba la contrarreforma eléctrica, que inutilizaría total o parcialmente fuertes inversiones en generación ya realizadas.

AMLO es optimista

AMLO rechazó que el país se encuentre en recesión. Aseguró que se encuentra satisfecho porque la economía mexicana está creciendo y el país está saliendo de la crisis que provocó la pandemia de Covid-19, “eso fue lo que nos impidió llegar al 6 por ciento de crecimiento.

“No, no, porque se creció 5%, dos trimestres abajo porque íbamos creciendo y se nos vino lo de la nueva variante; sin embargo, el crecimiento del año pasado fue de 5% y no solo debe de verse el dato del crecimiento; para que se enojen, porque los expertos, los especialistas nos están dando cuando mucho 2.5 % y yo planteo 5%”.

El presidente defiende sus propios datos y desdeña la información económica que el propio gobierno da a conocer y dice: “Tengo información y además soy optimista. 5% y de una vez les digo, 5% para el 23 y 5% para el 24 y mi ideal en promedio más del 2%.

Además, niega que estemos en recesión: “no puede haber recesión si en el mes de enero, este mes, es uno de los meses en el que se creó más empleo en los últimos 20 años, ¿Cuál recesión?”

Es cierto, se generaron 120 mil empleos en enero cifra alta para un mes de enero, pero se desvanece porque en diciembre se perdieron más de 300 mil empleos. Así la economía baja y la pandemia sube.

Mitofsky, la más reconocida de las encuestadoras, publica en el periódico «El Economista» que en el mes de enero, el presidente perdió 4 puntos de su popularidad, porque cayó a 62 por ciento y por su parte, también ayer el periódico «El Financiero» publica la encuesta de aprobación presidencial que dio al presidente 67 por ciento en diciembre y ahora 60 por ciento; o sea, 7 puntos menos y la reprobación subió 29 por ciento en diciembre y llegó a 38 por ciento en la de ayer.