El vehículo más importante para el cambio es el individuo: Javier Solorio

El vehículo más importante para el cambio es el individuo: Javier Solorio

*La Facultad de Derecho inauguró el semestre con la conferencia “Transformación digital y transferencia del conocimiento”, a la que asistió el rector Christian Torres Ortiz.

En la Lectio Brevis o lección breve “Transformación digital y transferencia del conocimiento”, con la que iniciaron las actividades del semestre febrero-agosto de 2022 en la Facultad de Derecho, el Dr. Óscar Javier Solorio Pérez compartió, a través de dos historias, la personal y la de la Universidad de Colima, cómo las decisiones profesionales que se toman a través del tiempo tienen repercusiones en nuestras vidas; de hecho, dijo, “la transformación profesional está indisolublemente ligada a la transformación personal”.

De manera similar, dijo, las grandes transformaciones ocurridas en la Universidad a lo largo de su historia han dejado huella en la comunidad. Como el tema de su conferencia fue la transformación digital, que entiende como “el cambio asociado con la aplicación de tecnologías digitales en todos los aspectos de la sociedad humana”, puso como ejemplo la creación del Sistema Integral Automatizado de Bibliotecas de la Universidad de Colima (SIABUC), en 1984, un año antes del lanzamiento al mercado del programa Windows.

Llamó a este desarrollo “un legado de genialidad de la comunidad universitaria que nos precedió, que ha tenido un impacto perdurable fuera y dentro de la Universidad, y que tal vez pueda guiar los pasos de esta comunidad hacia el futuro”.

Lo interesante de este logro, dijo, es que se hizo bien, que afectó de manera positiva más allá del entorno universitario, que fomentó la diáspora de emprendedores y empresas que generan valor, que estableció una relación saludable entre las empresas y la academia y que generó una dinámica y productiva relación de transferencia de conocimiento. Para darle perspectiva al desarrollo de SIABUC y de los discos compactos (el CENEDIC fue reconocido en 1995 como centro regional para la producción de discos y el desarrollo de las TIC), dijo que sería como estar hablando ahora del internet de las cosas.

Aquí habló de Óscar Salazar, egresado de la Facultad de Telemática, quien estuvo cerca de estos logros y después llegó a ser uno de los fundadores de Uber, con una fortuna que casi duplica la que tiene el boxeador mexicano apodado El Canelo; “de ese tamaño es el impacto que la Universidad tuvo hace más de 30 años. Muchas veces no es lo que viste en las aulas, es lo que la Universidad permitió y contribuyó”, comentó.

“Sin saberlo -agregó-, la Universidad experimentó un profundo y perdurable proceso de transformación digital que resuena hasta nuestros días, en el cual, desde mi perspectiva, experimentamos cuatro momentos esenciales: Imaginamos el futuro que queríamos construir, Identificamos y desarrollamos talento, Generamos y transferimos conocimiento y, además, Participamos en la construcción de ecosistemas, sin la tentación de ser el ecosistema”.

Mucho antes de que se pusieran de moda los términos transformación digital y transferencia de conocimiento, destacó, “la Universidad ya los había hecho parte de su circunstancia, citando aquí a José Ortega y Gasset (‘Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo’)”. Esto es, comentó, “la transformación implica no claudicar cuando ‘no hay condiciones’; exige atreverse a generarlas. Implica no correr de nuestra circunstancia, por el contrario, hay que abrazarla para crecer con ella, porque a donde vayamos, la circunstancia irá con nosotros”.

Para que la transformación digital siga creciendo, dijo Solorio Pérez, debe basarse en cuatro grandes pilares: estrategia, procesos, tecnología y las personas, “este último es la pieza más importantes, pues se refiere a la transformación interior, de estrategias, de capacidades, de talento. El vehículo más importante para el cambio, para la transferencia de conocimiento, siempre es el individuo”.

Por último, Javier Solorio, director general de Vinculación de la UdeC y profesor de la Facultad de Derecho, aseguró que si se busca que la institución participe de la llamada economía del conocimiento, “se deben escuchar las oportunidades que se presentan y no las desventajas que pudieran tenerse en el estado, porque los reclutadores quieren que además de que los jóvenes sepan lo que les enseñamos, tengan habilidades nuevas, y sino es mucho pedir el inglés; además, podemos convertir a Colima en una de la Mecas de trabajo, porque si no lo hacemos nosotros, alguien más lo va a hacer”.

En su intervención, y siguiendo el hilo conductor de la conferencia, el rector de la Universidad de Colima, Christian Torres Ortiz Zermeño destacó la importancia que tienen las universidades públicas para transformar vidas mediante el conocimiento, “en muchos momentos se han hecho las cosas bien en la Universidad de Colima, y ése es el objetivo en esta gestión rectoral, porque ésta es una universidad que vive del recurso público, no lo puede hacer de otra forma, y qué más pertinente que hablar de transformación digital y transferencia de conocimiento”.

“Cada vez es más importante trabajar las competencias, y si hoy en día un joven tiene cuatro o cinco competencias, podrá ser competitivo; en este sentido, una universidad pública tiene la capacidad de transformar la vida de miles de jóvenes cada año, cada generación y cada gécada”.

En el inicio de semestre participó también Máximo Carvajal Contreras, presidente de la Asociación Nacional de Facultades, Escuelas de Derecho, Departamentos de Derecho e Institutos de Investigación Jurídica, A.C., quien felicitó a la UdeC y a la Facultad de Derecho, “por iniciar el semestre con ponencias de un talante extraordinario y con temas necesarios para la formación de estudiantes”.

En el evento estuvieron presentes Martha Alicia Magaña, coordinadora general de Docencia, Susana Aurelia Preciado, directora general de Educación Superior; Luis Enrique Zamorano, secretario general del SUTUC; Camilo García, presidente de la FEC, Rodolfo Chávez, secretario general de la ANFADE y Enoc Morán, director del plantel.