La Educación es un derecho fundamental

La Educación es un derecho fundamental

La Educación es un derecho humano fundamental reconocido no solo en nuestra Carta Magna en el artículo 3º, es una de las principales misiones de la UNESCO fundando sus acciones en el artículo 26 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; la propia Ley General de Educación nos habla de la importancia de la Educación Humanista, aquella que “favorecerá en el educando sus habilidades socio-emocionales que le permitan adquirir y generar conocimientos, fortalecer la capacidad para aprender a pensar, sentir, actuar y desarrollarse como persona integrante de una comunidad y en armonía con la naturaleza”, sin embargo, esto parece no importar al titular del gobierno federal, quien en su obsesiva lucha contra fantasmas del pasado parece querer borrar toda huella de sus antecesores sin importar si ésta tenía algo o mucho de noble… de benéfico ,para mexicanos y mexicanas de todas edades.

La noticia dada este 1º de marzo de la desaparición del programa “Escuela Completa” que data del 2007, no sólo afecta a las y los estudiantes, afecta a padres de familia y personal administrativo y docente; cambiar el destino del recursos hasta hace poco otorgado a Escuela Completa impacta en 27 mil escuelas en nuestros país, 54% ubicadas en zonas rurales, 13% indígenas y 31% urbanas; afecta a 3 millones 200 alumnos y a 133 mil docentes, hablamos de un recurso de 4 mil 500 millones de pesos; en Colima, había un total de 330 planteles de primaria y secundaria donde se implementaba este programa, beneficiando a más de 44 mil 500 alumnos y alumnas, con un recurso de 134 millones 131 mil pesos anuales; y por si no queda claro, no, no hablo de números, hablo de víctimas, hablo de INEPTITUD… INEFICACIA… INCERTIDUMBRE… y una NULA CLARIDAD DEL FUTURO DE LA EDUCACION en nuestro país y nuestro estado.

A los integrantes del Grupo Parlamentario de Acción Nacional nos queda claro que el gobierno federal prefiere sacrificar la educación y formación integral de niños y niñas, que encontraban en este programa la oportunidad de aprender nuevas habilidades, el idioma inglés, tocar un instrumento o fortalecer su formación en matemáticas, lectura y escritura, así como arte y cultura; nos queda claro que poco le importa que, según datos de la UNICEF, el 11% de los niños y las niñas beneficiados con este programa, consumían el único alimento del día en su escuela y que el 55% de ellos y ellas estaban abajo de la línea de la pobreza; poco le importa desaparecer un programa que ha probado su eficacia e impacto positivo por favorecer a un programa de reciente creación con un fundamento débil, incongruente, PERO que tiene su sello y no el de otro gobernante del pasado o porque no decirlo, de otro partido político.

Bien dicen que febrero loco y marzo otro poco, lo bueno es que ya arrancamos el mes de marzo, lo malo es que los golpes a las familias mexicanas siguen llegando desde la federación y que el discurso de AMLO candidato dista mucho del discurso y las acciones de AMLO presidente.

En el Grupo Parlamentario del PAN lamentamos esta lesión a la Educación de nuestros niños y niñas, y nos solidarizamos con los padres y madres de familia, con los maestros y maestras, así como con el personal administrativo, afectados. Y reiteramos nuestra corresponsabilidad social, haciendo un llamado a diputadas y diputados federales y senadores, para que junto con legisladores locales, mantenernos alertas y vigilantes de que el recurso retirado a este programa tenga el destino y uso prometido y que a la brevedad se dé solución por los daños causados a las familias y profesionistas afectados.